“Uno tiene que comer”

Un perfil del pensamiento y manera de actuar de una de las denominadas disidentes cubanas nos lo da a conocer El Duende:
El periodista norteamericano Tracey Eaton quien fuera corresponsal en Cuba del diario norteamericano Sun Sentinel hasta que esa publicación de la cadena Chicago Tribune cerró por economía su corresponsalía en la isla, volvió a La Habana la semana pasada en calidad de enviado especial de la organización Pulitzer Center.
En su primer despacho firmado desde la capital cubana y publicado por The Miami Herald el pasado viernes, Tracey Eaton, de manera muy profesional y objetiva escribió una crónica sobre el programa de la agencia federal de Estados Unidos USAID, que es la que paga a los llamados Disidentes dentro de Cuba y para la cual también trabajaba bajo contrato, el ciudadano norteamericano Alan P. Gross, preso en un hospital militar bajo sospecha de espionaje.
Las primeras líneas del reportaje de Eaton están dedicadas a la señora Marta Beatriz Roque, una de las más conocidas Disidentes de la llamada “Causa de los 75”, que viene gozando desde hace años de libertad condicional gracias a una generosa “licencia extra penal” que se le concediera por motivos de salud.
La señora Roque, más conocida entre los corresponsales de prensa extranjera acreditados en Cuba como “La Coronela”, fue condenada a varios años de cárcel por el delito de recibir dinero del gobierno de Estados Unidos en pago por sus labores de oposición contra el gobierno cubano.
Interrogada por el periodista Eaton sobre la opinión de ella en relación a los pagos en dinero por USAID a los Disidentes cubanos, la señora Roque no dudó ni por un momento justificar su apoyo al controversial programa del gobierno norteamericano .
“Uno tiene que comer”, dijo “La Coronela”. La frase, de evidentes ribetes mercenarios lo dice todo. El reportaje del periodista Tracey Eaton solo salió en la edición del Miami Herald en inglés. En la versión de ese diario en español El Nuevo Herald no fue publicada la crónica del reportero Tracey Eaton.
Se explica. “Uno tiene que comer”, también dirán algunos colegas de El Nuevo Herald en español.

Be Sociable, Share!

Un comentario sobre ““Uno tiene que comer”

  1. En mi opinion la mejor manera de quitar los ingresos a estos “periodistas independientes” es vender, en moneda nacional, The Miami Herald en las calles en Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*