Posada Carriles: El Frankenstein que lanzaron contra Cuba

Hoy hay dos temas de primera plana, que tienen relación con el terrorismo contra Cuba. La televisión nacional emitirá en el horario estelar nocturno un reportaje especial sobre el juicio al mercenario Francisco Chávez Abarca, salvadoreño condenado recientemente en La Habana a 30 años de privación de libertad por el delito de terrorismo y quien dará importantes declaraciones sobre su conexión con el terrorista Luis Posada Carriles autor intelectual de la voladura de un avión civil cubano y de la cadena de explosiones en centros turísticos cubanos en 1997.
El programa, elaborado como parte de la serie “Las Razones de Cuba” incluye la intervención de peritos y testigos cubanos en el proceso judicial que tuvo lugar los días 20 y 21 de diciembre pasado en la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana.

Mientras en El Paso, Texas se inicia un juicio contra el susodicho Carriles. Los principales cargos a los que se enfrenta están relacionados con el fraude migratorio que cometió al entrar ilegalmente en Estados Unidos en 2005. Juzgar a Posada Carriles por fraude migratorio y perjurio “es como acusar a Al Capone de evasión de impuestos”, ironizó la directora del Centro para la Democracia en las Américas (CDA), Sarah Stephens.
Posada Carriles tiene en su contra acusaciones por la muerte de 73 personas a bordo de un avión cubano que explotó en pleno vuelo en 1976, así como la fuga de la cárcel venezolana donde cumplía una condena por ese crimen. Además, en su prontuario se incluye el asesinato del italiano Fabio Di Celmo como resultado de atentados contra instalaciones turísticas de La Habana en 1997, y varios complots para matar al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro.
De acuerdo con José Pertierra, abogado que representa a Venezuela en la solicitud de extradición, la defensa de Posada Carriles intentó dilatar el proceso para evitar su enjuiciamiento. Pertierra explicó en entrevista a Prensa Latina que, si en El Paso lo encuentran culpable de mentir sobre su relación con quienes pusieron las bombas en La Habana, la justicia estadounidense estaría obligada a procesarlo por ser el autor intelectual de dichos crímenes.

Para los gobiernos de Cuba y Venezuela, el caso es un show interpretado por abogados de la administración de George W. Bush (2001-2009) para librar al gobierno de Estados Unidos de las críticas por no hacer nada contra un terrorista confeso.
El expediente Posada Carriles siempre se manejó muy por encima del departamento de Justicia, creo que se maneja en los pasillos del poder en Washington, los de la Casa Blanca y los de la Agencia Central de Inteligencia acotó Pertierra. Por eso, la sentencia será muy leve comparada con sus crímenes, y según la jueza Kathleen Cardone, probablemente no tenga que ir tras las rejas, pues la pena máxima que ella le daría sería de un año, y él ya estuvo preso 18 meses. Seguros de que no encontrarán justicia en El Paso, activistas de derechos civiles y pacifistas de Estados Unidos organizaron la víspera el Tribunal del Pueblo, un foro donde condenaron a Posada de manera simbólica por sus asesinatos.

Fuentes: PL y Cubadebate

El mercenario Chávez Abarca

El mercenario Chávez Abarca

Be Sociable, Share!

Un comentario sobre “Posada Carriles: El Frankenstein que lanzaron contra Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*