Un minuto por amor

Dejen a un lado la violencia que existe, los problemas, los pensamientos negativos.

Dedique aunque sea un minuto a hablar de amor.
Aunque como titula su trabajo Miguel Carrandi Castro,
El amor no es cosa de un día

“Una vez, soñamos los dos que no nos conocíamos. Y nos despertamos a ver si era verdad que nos amábamos.”

Rabindranath Tagore
Miguel Carrandi Castro

Caminan juntos. Van en silencio, tomados de la mano. A su paso el entorno se transforma, queda limpio, como impregnado por un aroma casi imperceptible. Las miradas nerviosas se entrecruzan y una sonrisa tímida esboza el rostro de los enamorados. Él piensa en lo intensa que fue la búsqueda: tantas veces había errado. Ella aprieta sus dedos y advierte una alegría en su interior que la estremece. La soledad dejada atrás, constituye una vaga remembranza. Nace así un nuevo recuerdo.

Eso somos, almacenes ambulantes de reminiscencias. Los sitios vacantes, dispuestos para acaudalar nuevas lecciones, adornan nuestra esencia. Así se compone la naturaleza humana. El pasado se proyecta en presente empujándonos hacia adelante, en busca de horizontes sublimes. Pero a todos, sin excepción, nos mueve un inquieto combustible. Una rara motivación que algunos denominan amor.

Intentar definirlo resulta imposible, su anatomía dispone un acertijo indescifrable. Subjetivo por naturaleza, cada persona lo imagina y dibuja a su imagen y semejanza. Sin embargo, todos notan su sofocante ausencia cuando la belleza anida en un instante, y no tenemos con quien compartirlo.

Hablamos del día del amor, pero el amor no es cosa de un día. Únicamente quien entrega sin recelo podrá merecerlo. Lo alimenta la devoción y el ingenio. Cuando pensamos que su espíritu ha sido doblegado y es presa eterna del contubernio, comienza a languidecer, abandona su magnificencia para reconciliarse con la más común de las monotonías.

Tampoco es prerrogativa exclusiva de la armónica comunión entre dos almas. Convive en el interior de quien ama y no en la agradable morbidez de lo amado. Podremos recorrer el universo entero en busca del mencionado sentimiento, pero si no lo llevamos dentro jamás lo encontraremos, pues florece no cuando lo solicitas, sino cuando lo brindas.

El 14 de febrero es fecha de festejo y galanteo, pero no olvide que el madrigal no entiende de almanaques, para amar cualquier día es el mejor.

Y si quieren la historia de San Valentín ahí les va:
San Valentín de los enamorados
Diego López Salazar

La historia de San Valentín se remonta al siglo III, época en que el cristianismo era perseguido por los romanos. El matrimonio era una práctica vedada a los soldados, pues existía la creencia que los hombres solteros rendían más en combate que aquellos que poseía lazos de unión familiar.

En tal contexto surge la figura del sacerdote cristiano Valentín, quien ante la injusticia del decreto estatal decide efectuar la ceremonia nupcial bajo el ritual católico a escondidas. Como benefactor de los enamorados comienza a gozar de gran renombre en dicha ciudad. Sus prácticas llegan a oídos del emperador Claudio II y este decide conocerle. El encuentro selló la suerte del párroco y ni el milagro de devolverle la visión a la hija de Asterius, lugarteniente encargado de ejecutar la sentencia, logró salvarlo. Fue ejecutado un 14 de febrero.

Esta es, en esencia, la historia. Pero claro, no termina ahí, dos siglos más tarde la Iglesia Católica canonizó al difunto Valentín proclamándolo: Patrón de los enamorados.

Actualmente su cuerpo se conserva en la Basílica que lleva su nombre en la ciudad italiana de Terni. Su figura se ha convertido, sin duda, en el estandarte del amor, aunque está claro que para avivar la llama de la pasión no basta con un solo día.

el verdadero San Valentin

El verdadero San Valentin

Cupido no puede faltar

Y Cupido no puede faltar


Que tengan un buen Día del Amor.

Fuente: Periódico Tribuna de La Habana

Be Sociable, Share!

Un comentario sobre “Un minuto por amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*