Carlos Otero ¿con qué soñará ahora?

El presentador cubano que emigró creyendo en cuentos de hadas, ahora va conociendo las realidades, porque como lo dice el viejo adagio todo lo que brilla no es oro.

(15 de Febrero de 2011)
Un sonado pellizco a Carlos Otero lo hizo despertar de un sueño de ilusiones
hacia una realidad de pesadillas, al creer que con vender su alma sería
invulnerable a las diabluras del sistema. Por estos días, la comidilla en
Miami es que cesantearon al presentador del programa Pellízcame que estoy
soñando, del anticubano canal televisivo donde ¿animaba?

Según el sitio web de El Duende de Miami –dedicado a revelar la suciedad de
políticos, mafiosos y poderosos de esa ciudad, entre otras novedades–: «El
pellizco que le dieron fue tan grande con la cancelación de su contrato que
(…) anda al borde de un ataque de nervios, pidiendo agua por señas, dando
desesperados gritos de «traición, traición»; acusando de ello al gordito
comediante Carlucho, el mismo que hizo los arreglos para traerlo de Cuba y
que ahora es quien lo pellizcó en dicha sea la parte, para quedarse de dueño
de su espacio en televisión.»

De acuerdo con El Duende, hay varias versiones del despido de Otero. Entre
ellas, el bajísimo rating y mala calidad de su programa, y «¡la más
sorprendente!» el intento del presentador de solicitar permiso para volver a
Cuba, arrepentido de haberse dejado llevar por la tentación del «sueño
americano», de lo cual se enteró el argentino dueño del canal y férreo
anticubano, quien no lo pensó dos veces para darle un puntapié, temeroso de
un escándalo por el regreso de Otero a La Habana.

Luego de irse tras los cantos de sirena, a finales de 2008, el susodicho
presentador llegó al sur de la Florida sobre arenas movedizas. A raíz de su
partida se suscitaron cientos de comentarios en los más disímiles
escenarios, como los foros de discusión en Internet.

En uno ellos, se observaron opiniones como estas:

«Te conviertes en traidor cuando reniegas de lo que dejas detrás y te pones
a hablar kk por los 4 costados para ganar favores; aparte de traidor, te
vuelves indigno.» (YINYANG)

«Efectivamente, eso fue lo que ocurrió con este señor, cuando llegó allá
comenzó a hablar mier… para ganarse la confianza y un trabajito para
sobrevivir, así olvidó lo querido que era por el pueblo cubano, entonces
traicionó a todo un pueblo que lo admiraba y quería, por un poco de dinero.»
(Ernesto, de Santiago de Cuba)

«Carlos se fue porque quiso
fue detrás de más dinero
y al traicionarnos, Otero
traiciona a lo que lo hizo.
Lo que ha dicho es enfermizo,
Porque esta Revolución
le dio voz, le dio actuación,
y el escucharlo da risa:
Carlos Otero realiza
un gran acto de traición.»
Segismundo, poeta

Mientras, las palabras de Alian Zamora fueron proféticas:

«Nada, que él también tiene un precio, ahora se la pasa como un furibundo
contrarrevolucionario, pronto (aunque quiera Dios que no) lo veremos pasando
el trabajo que todos ellos pasan cuando llegan al paraíso.»

Sin embargo, el trastazo no ocurrió de un día para otro. Desde su comienzo
en el programa, en los primeros meses de 2009, la crisis económica ya se
abalanzaba sobre la televisora en la que era peón de ajedrez en la política
contra Cuba. Por lo tanto, en cualquier momento podía ser sacrificado por la
situación financiera, además de la baja calidad y mal gusto del show.

Otero pensó que por su popularidad en la televisión cubana, allá sería
considerado un peje gordo e intocable. Cumplió con el protocolo para
«figuras» de su talla al hablar mal de la Revolución públicamente. Incluso
como señalan en un artículo del sitio www.kaosenlared.net , ya se había aprendido el guión para representar el papel de detractor del sistema cubano y, una vez cumplido el obligatorio «requisito», se embolsilló el contrato.

Revelan en la misma información que una fuente bien relacionada con el medio
comentó que las ganancias de Otero por la conducción de «Pellízcame» ni
siquiera se acercaban a las prometidas inicialmente, por lo que se sintió
engañado en los términos del convenio.

También, el cesanteado animador siempre estuvo bajo fuerte presión por parte
de los amos de la empresa si no cumplía con el compromiso de llevar al
programa a otros artistas de la Isla, con el fin de aumentar el rating de la
cadena, en feroz guerra con otra homóloga.

En fin, que el mister Carlos Otero se quedó colgado de la brocha, al
explotarle la burbuja donde creyó vivir feliz para siempre. De la ilusión
pasó a la pesadilla, cuyo pellizco fue tan fuerte que los gritos se escuchan
en todo Miami. ¿Con qué soñará ahora?

Artículo de: Francisnet Díaz Rondón

Be Sociable, Share!

14 comentarios sobre “Carlos Otero ¿con qué soñará ahora?

  1. Reza un refrán de la antiguedad: “Roma paga a los traidores…pero los desprecia”, he aqui y se hace evidente…demasiada kk habló, al punto que todo lo que miraba lo embadurnaba con ella…ahora, este es el precio…

  2. Esta noticia no por esparada deja de sorprendernos a aquellas personas que sabemos que quien le hace el juego al imperio, siempre termina mal. Carlos Otero es otro de los tantos que han terminado así. En cuanto a lo que él quería venir a La Habana y que estaba arrepentido, chico, yo te diría que él debió haberlo pensado primero, pues si alguien en Cuba viaja a cualquier lugar del mundo, esos son los artistas, y Otero no tenía porqué quejarse, tenía un buen salario, una buen casa y principalmente y un buen programa y un pueblo que lo quería. No se me olvida cuando llegó a EStados Unidos la cantidad de basuras que habló de CUba, de los estudios del ICAIC aquí, en nuestra bloqueada isla. Si eso el no lo iba a resolver, no tenía que haber hablado nada, o por qué no dijo las causas REALES acerca de porqué en Cuba están los estudios no con todas las condiciones. Todo lo que habló fue por dinero y no por convicción, ahora tendrá que arreglarselas como pueda. Le pasó algo parecido a Manolín el médico de la salsa que lleva años en Estados Unidos y ha sido traicionado y embaucado más de una vez. Si hubiera leído la experiencia que tuvo Manolín en Miami y que publicaba en su blogg y reseñado por la prensa cubana, lo hubiera pensado 2 veces. Bueno a lo mejor no, porque “nadie escarmienta por cabeza ajena”, como decimos los cubanos. Realmente sus programas eran despreciables, por las mentiras que decía incluso el programa donde invitaron Willy Chirino, fue el peor de todos. Algo repugnante. Ojalá y le vaya bien ahora, porque con lo mal que habló de su país, donde él se educó y creción, donde se fromó como el excelente profesional que és, lo más justo es que aquí no pueda venir más. Dió haber pensado 2 veces antes de habalar, porque “en boca cerrada no entran moscas”.

  3. Me alegro muchísimo de lo que le pasó a Carlos Otero, el en Cuba era un rey de la animación televisíva, que ahora recoja lo que sembró y habló tanta basura cuando llegó allá que aquí que no vuelva nunca, nunca más. Lo odio!!!!!!!

  4. En parte comparto los criterios que aquí han expuesto diversas personas luego de leer el reportaje, pero a pesar de que la imagen que tenía de Carlos se ha deteriorado muchísimo para mí, no se debe decir que se le desea el mal a nadie, porque como dice el refrán, “el de uno viene caminando atrás”. En días recientes, tuve la oportunidad de observar la entrevista que le hiciera a Otero el presentador del programa anticubano y contrarrevolcionario “A mano limpia”, del anticubano canal “América TV”. Realmente, deja Otero mucho que desear en sus comentarios. Es realmente cierto que Carlos Otero fue el presentador más popular que tuvo Cuba durante mucho tiempo, y cuando la TV Cubana estrenaba un nuevo programa con su magistral conducción, era más que suficiente para acaparar público. Sin embargo no comparto con él la idea expresada en la ya citada entrevista del canal cloaca anticubano de Miami, en donde afirma que en Cuba se le consideraba “el bufón de la corte” según sus propias palabras. Aquello fue más que suficiente para darme cuenta de que la entrevista era más de lo mismo. La misma se hizo con el objetivo de explicarle a los televidentes las causas de su ausencia en la TV, (que en este foro hay un comentario donde se citan varias especulaciones sobre su supuesta renuncia), y que al decir de él estuvo en una gran depresión pues se separó de la mujer (aunque aclara que ya en Cuba no estaba con ella) y eso lo afectó bastante. Al menos esa es la razón que da a los televidentes, cuestionable, por cierto, como todo lo que dice luego de conocerle esta faceta de lacayo del imperio. Alguien pudiera preguntarse por qué le endilgo tales calificativos, y les respondo que los que realmente lleva no se pueden poner en este sitio por una elemental norma de respeto y ética, algo que él no ha tenido respecto a los comentarios que hace entorno al gobierno donde se formó, independientemente de las deficiencias que aún podamos tener. Si quería un futuro mejor para sus hijos, como él mismo dice, está bien, cada ser humano debe ser libre de vivir donde quiera, pero volverse en contra de su pueblo y del gobierno que hizo posible que tenga la formación que tiene… Sí, porque fue en las escuelas revolucionarias donde se educó, donde se formó como persona, como profesional, fue en nuestros hospitales donde se atendió, y estoy seguro que no fue mal atendido. Repugna oír cuando habla sobre su estadía en Cuba, pues a pesar que, según sus propias palabras, pasaba algún trabajo, estoy seguro que vivía en condiciones por encima de la media de los cubanos que habitamos esta bella isla llamada Cuba. En la citada entrevista además dice que quizo enseñarle al mundo lo que es capaz de dar en el mundo del espectáculo, pero tal parece que sus actitudes y/o aptitudes no son suficientes, porque se puso a trabajar nada menos que en el canal cloaca de Miami, y con la condición de ser un detractor de la Revolución Cubana, que en esencia es el sistema que escogió el pueblo de Cuba para vivir, y en eso no tiene que meterse nadie. No habló sin mebargo de los estadounidenses o inmigrantes que deambulan en EE.UU, tampoco de los hambrientos. Según él expresó que en Cuba no hay libertad de expresión y que allá se siente libre para hablar, pero no dijo que EE.UU no le permite comprar a Cuba un sinfín de cosas que necesitamos y que nos está vedado por el BLOQUEO que nos tiene el gobierno norteamericano hace varias décadas. No dijo nada que Cuba ha avanzado, aunque sea un poquito, y ya no es la misma que hace 10 años atrás. Tampoco dijo que Cuba decretó un período especial desde 1990 porque cuando cayó la URSS, EE.UU no nos permitió comprar nada, ni que nos eliminaron la cuota azucarera en 1960. Y así podría citar muchísmos ejemplos y realizar infinitas preguntas, pues al parecer, después que se fue, le apareció la enfermedad del ALZAHIMER o AMNESIA. Todo se le ha olvidado. Si quería un futuro mejor para sus hijos, y eso lo quiere lograr hablando mal de nuestro sistema, es su problema, lo que sí es cierto es que difícilmente vuelva a recuperar la popularidad que tenía en Cuba. Por cierto, esa popularidad estaba basada en su carisma como conductor, pues realmente, era el conductor más popular de Cuba, pero no le conocíamos esta faceta política. Fíjense que dijo en el programa “A mano limpia” que en Cuba, su tierra, su país, él no se metía en las cosas de política, o sea, su popularidad se basaba en lo artístico, y sin embargo, ahora tiene un cacareo político anticubano en Miami que no tiene para cuando acabar. Si tiene tanto talento como dice, porque no se cambia de Canal y deja de hablar de nosostros y muestra realmente su profesionalidad. Realmente, respeto las opiniones de todos, pero yo, lo bajé del pedestal donde estaba pues lo principal de cada ser humano debe ser la GRATITUD, y hasta eso ha olvidado. Ha cometido uno de los pecados bíblicos: la INGRATITUD. Tanto que cita a Dios ahora y está pecando desde que abre la boca. No pierde oportunidad alguna para berborrear el guión anticubano que se le ha prefabricado con esmero y para detractar a la Revolución. Realmente no merece que invierta el tiempo este en hacer algún comentario respecto a él pero, pude ver en un CD la citada entrevista que le hiciera el canal cloaca de Miami (América TV) en el anticubano programa “A mano limpia” y quise comentar con ustedes mis opiniones y criterios.

  5. La mentira tiene patas cortas.
    En la biblia se refiere al traidor Judas Escariote, Carlos se convirtio en un judas cuando vendio a su madre patria, quien le vio nacer y lo acogio en sus seno y que decir del pueblo hermano que lo seguia con cariño, sin importar el rating siempre estaba ahi.

  6. Él se fue a sabiendas de que su talento nbo le sería suficiente, por eso se armó de injurias que ya hoy no le sirven de nada… ahora que se atenga a las consecuencias.

  7. te hubieras quedado en cuba y te huviera tocado un asilo mejor que el de mi abuelo no se que haras,viejo, sin mujer ,sin trabajo, como dicen los cubanos te la vas a ver negra.suerte.eres muy pobre de espiritu

  8. por pendejo por hablador de mierda por vende patria porque una cosa es tratar de tener lo mejor y otra venderse al mejor postor

  9. Hace apenas unas horas estudiaba a través de internet diversos materiales que como todos sabemos podemos encontrar en estos medios, me preguntaba si en Cuba el acceso a ellos fuera más fácil, ¿Cuántos? miles y miles de comentarios se habrían expuesto como gritos de indignación por la traición abominable en otra vez actos tales.
    La relevancia se hace mayor cuando se trata de un artista (antes un simple ciudadano) que en Cuba gozó de privilegios coyunturales envidiables, los que le abrieron las puertas a oportunidades para poder llegar a alcanzar el nombre y la popularidad que llegó a alcanzar en el pueblo cubano.
    El endiosamiento en nuestro mundo del arte y como la historia lo demuestra, puede llegar a arrastrar a cometer errores garrafales que luego son irreversibles e imperdonables por el público y dígase pueblo. Él es quien valora y acepta nuestras aptitudes y respeta o rechaza nuestras actitudes. Así entonces nos acoge con cariño y nos encuentra en los medios donde aparezcamos.
    Cuando Carlos Otero (Quien mejor debió llamarse Carlos Grosero) y otros aparecimos por primera vez en la TV cubana, a penas teníamos dos canales. Nuestra TV que siempre ha conservado en su programación el carácter Educativo e informativo, distribuía entre los pocos horarios de trasmisión diaria todo lo posible para llevar al pueblo lo útil y lo mejor en los conceptos artísticos, estando muy lejos de ser una TV abarrotada de comerciales y manifestaciones baratas con el solo propósito de una abundante teleaudiencia para lograr anuncios caros de la Coca cola. Ningún programa en los que Carlos Grosero participo se permitió jamás que el saliera en calzoncillos y no podía ser porque siempre se cuidó la ética que corresponde al buen gusto y el respeto al pueblo. A actos como esos él llamó feliz libertad de expresión.
    Un artista puede tener talento, pero es indispensable la correcta dirección, eso lo sabemos los que comprendemos que no somos los Superartistas a quienes nos pertenecen todos los honores y las glorias, más luego llega el citado Endiosamiento y creemos que somos los dueños del UNIVERSO olvidando esas y otras palancas que nos catapultan al éxito…. Pero el éxito puede ser efímero.
    Cabría preguntarse…ES CARLOS GROSERO un talentoso artista, autentico y creador?
    En su corta comparecencia en su petición de pellizcos no le ayudaron a demostrarlo.

    Vi en Cuba varios programas donde entrevistó a Pablito FG.
    Vi aquel en Miami cuando la llegada del cantor para sus conciertos. Sentí asco.
    Una Jauría de fanáticos finalmente mal pagados acorralando a una creencia.
    Un BIL GROSERO arengándola.
    Dos locutores que se permiten el lujo de asediar a una personalidad en pleno arribo a un país de tanta violencia como lo es EUA y quienes cuidan sus espaldas están obligados a permitirlo.
    Ninguno que a no ser mongo lo creería, más allí el BIL GROSERO cual un ordinario aficionado
    Protagonizando capítulos de Heroicidad cuando quien bien de cerca lo conoció sabe de su cobardía y penquismo, quien jamás tuvo valor de responder a un pescozón que se buscó por sus engreídas burlas.

    Mientras veía uno y otro material en internet relacionado, me hacia aquella pregunta.
    ¿Cuántos? miles y miles de gritos de aborrecimiento habrían salido de ofendidos corazones cubanos estando presente en cuerpo de Carlos Grosero. La Burla, el Endiosamiento, La ingratitud y La Traición.

  10. Para mi jamas fue ni animador, ni actor, ni nada, la voz fea, la risa fingida y a pesar de esto se escuchaba, se admiraba, se queria, era querido por un pueblo que necesitaba risa y alegria. Otros actores y musicos se van , por qeu no es su derecho de vivir y probar suerte en cualquier parte del mundo pero han triunfado o no segun su talento , o sus posibilidades o las dos pero no hay necesidad de herir a los que quedamos, de traicionar de hablar mierda, el estaba consciente de su incapacidad por eos tenia que explotar su falta de etica.

    Si me preguntaran, si yo decidiera,le permitiria acada cubano que estuviera fuera que regresaran, que trabjaran, que disfrutaran de su pais con la economia que han logrado fuera porque es cierto que aca hay muhcas dificultades, pero a Carlos Otero no le permitiera ni pisar el suelo que tanto profano.

    Que siga en su sueño y ojala que consiga trabajo aunque sea para vivir porque los cubanos que aca quedamos seguimos pidiendo lo mejor para todos los seres humanos en cualqueir parte del mundo en que esten.

    Suerte Carlos, somos mejores que tu y si tenemos sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*