Mientras el mundo está patas arriba

veamos que opina Antonio Muñiz, acerca de un Verano esperanzador para los cubanos

Mientras el mundo está patas arriba, con guerras, actos terroristas, protestas por doquier, y una crisis económica internacional sin precedentes con Estados Unidos a la cabeza, el verano que vive hoy Cuba avista brisas esperanzadoras con el proceso de actualización de su modelo socioeconómico en marcha en la Isla.

Las bulliciosas y alegres vacaciones de verano recién comenzadas en la mayor de las Antillas se mezclan con el optimismo visible en sus ciudadanos, tras materializarse un grupo de medidas económicas, y anunciarse otras que serán puestas en prácticas entre finales de 2011 y principios del venidero año.

Si bien es cierto que Cuba no escapa al complejo panorama de crisis que vive el mundo en la actualidad, sumado al férreo bloqueo que le impone Washington desde hace mas de 50 años, sus ciudadanos concentran sus miradas en un futuro, no exento de obstáculos, pero si esperanzador para la mayoría de ellos.

Es reconocido, incluso por la propia prensa extranjera acreditada en La Habana, que una gran parte de los cubanos aprueba los cambios iniciados por el gobierno del presidente Raúl Castro, y especialmente los referidos al trabajo por cuenta propia.

Los cuentapropistas, esparcidos por todo el país, ofrecen un toque novedoso a las ciudades y pueblos, proporcionando al mismo tiempo a los habitantes variedades de ofertas en alimentos y otros productos, que aunque todavía con precios elevados, mejoran la vida cotidiana de la población.

No hay un solo rincón de Cuba, incluidas playas, parques y centros de recreos en general, en donde los cubanos puedan adquirir productos elaborados por los trabajadores por cuenta propia, además de los facilitados por las entidades estatales.

El asueto estival que hoy disfrutan los habitantes de la mayor de las Antillas, sin duda alguna se distingue de los de los últimos años, marcados por escaseces, prohibiciones y dificultades que han comenzado a desaparecer definitivamente.

Todavía en fase de despegue, el proceso de actualización del modelo socioeconómico cubano parece abrir un sendero hacia el mejoramiento de un país que se resiste a la idea de abandonar su sistema socialista, y menos aun su soberanía e independencia.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*