El enfrentamiento al secretismo: subirnos la manga al codo también en los medios

Por: Omar George Carpi

(Tomado de Cubaperiodistas)

 

Algunas informaciones u opiniones sobre acontecimientos de interés público aparecidos en nuestros medios de prensa en los últimos tiempos rasgan esporádicamente el denso velo del secretismo que durante décadas  ha  impedido un desempeño más eficaz de  la prensa cubana.

No podía esperarse otra respuesta después de las sesiones del IX Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba, donde el “síndrome del silencio” quedó emplazado tanto desde la perspectiva mediática como desde la comunicación institucional y social en general. Y esta vez con la esperanza – renovada cada vez que se les gana una escaramuza a los “secretistas” – de que será una actitud perdurable.

Sin embargo, hay un matiz que a mi modo de ver limita el alcance y la trascendencia de tal ejercicio: los trabajos periodísticos que toman como referente algunos hechos de amplia repercusión social tienen como destino, por regla general, las publicaciones digitales de nuestros medios en INTERNET, los blog y las redes sociales en que se insertan los profesionales de la prensa en Cuba.

De manera que sucesos como el exabrupto del  músico Robertico Carcassés en el concierto por los Cinco, el pasado 12 de septiembre – y las consiguientes reacciones, en su mayoría de reproche a su irrespetuoso proceder, pero también los intentos de los malintencionados de siempre de “politizar” el hecho para utilizarlo como arma contra la Revolución y la carta suscrita por prestigiosos artistas también presentes en el homenaje a nuestros Héroes en que condenaban sin cortapisas aquel lamentable episodio – no han tenido cabida en la prensa nacional, hasta donde me consta.

La difusión de informaciones y criterios al respecto ha sido sin embargo pródiga en la red de redes: cómo si tener al tanto de lo que interesa y afecta a la inmensa mayoría de nuestro pueblo, que no tiene acceso a Internet,  no estuviera también entre los cometidos y las responsabilidades del periodismo y los periodistas cubanos a partir de sus medios tradicionales.

Pongo el ejemplo de Carcassés como pudiera poner el de la contratación de Pedro Luis Lazo y Ariel Pestano por el equipo profesional Industriales de Coatzacoalcos, de México, para jugar en la Liga Invernal, noticia originada en México y desmentida luego por las autoridades de la Comisión Nacional de  Béisbol en lo que a Pestano respecta, pero nunca trascendida en sus dimes que te diretes al lector, oyente o televidente cubano promedio.

Y así podría recordar cómo se manejó la información de la disponibilidad del cable submarino de fibra óptica y de otras tantas referencias que harían la relación cuando no interminable, sí extensa.

El hecho parece tanto más paradójico en tanto preferimos “internacionalizar” a través de la Red noticias y criterios presuntamente controvertidos de los que podemos ser fuente porque se promueven aquí, y sin embargo se los escamoteamos a miles, cientos de miles de coterráneos a quienes, a falta de verlos reseñados en nuestros periódicos o en los espacios informativos de la radio o la televisión, sólo les queda el recurso del rumor, en el mejor de los casos.

¿Alguien orientó no reflejar en nuestros medios impresos o audiovisuales los ejemplos mencionados y otros que no traje a colación? ¿A algún directivo de la prensa no le pareció importante tener al tanto a la gente común (lo común en este caso es la imposibilidad de buscar la información en Internet) de hechos e interpretaciones que le atañen? ¿No hubo periodistas ni jefes que al menos lo intentaran, al menos para probar una vez más que todavía hay mucha pasividad, aprehensión y temor en nuestras redacciones?

No sé. Puede que no haya sólo una respuesta ante tantas preguntas. Lo que sí me parece es que, en materia de secretismo, conviene de vez en cuando a la prensa cubana mirarse por dentro.

(Cubaperiodistas.cu)


 

 

 

Be Sociable, Share!

2 comentarios sobre “El enfrentamiento al secretismo: subirnos la manga al codo también en los medios

  1. No parece fácil abordar este problema y no solo a la prensa cubana le seria saludable mirarse por dentro: en el mundo entero muchos son lo que son gracias al poder, que usan el secreto, los silencios y despistes que fabrican para mantenerse y mantenernos así, propongo resolver esto así:
    Primero: Hay que definir el concepto de secretismo en toda su extensión y contenido para poderlo descubrir donde quiera que se esconda pues, asumiendo que se le vaya a aniquilar POR LEY, tipo Lineamientos, se presume que se esconderá y resguardará, AL menos lo intentará.
    Segundo: Dejar definitivamente atrás, la reverencia, los pretextos para abordarlo solo con amagos y reconocer nuestra mediocridad también para investigar y mostrar las verdades, denunciando por supuesto las hasta hoy efectivas trabas a la pusilanimidad y la decidía tropical cubana que deja espacio a la burocracia dominante y que a su vez es rehén en estas luchas pero amenaza e intimida también.
    Tercero: Respetarnos los profesionales todos, incluidos los periodistas un poco más y respetar al pueblo cubano también, que tiene mas preparación que la que existe en muchas partes de este mundo y sin embargo no se reconoce en los hechos, al alimentarlo de información predigerida que impone el monopolio informativo diariamente, y con el pretexto de las carencias ademas, solo beneficia a personajes que malgastan Internet de la forma que el articulo describe, incrementándose el número de ciegos y sordos forzados que ven y oyen un mundo real y virtual donde todo se puede ver y oír y se tiene ademas opinión propia y se comparte.
    Por este camino algún día se le debería pedir responsabilidad a los que guían o permiten guiar la actividad y el pensamiento cubanos por senderos tan tortuosos sin real necesidad, solo para satisfacción y comodidad de los menos que aun hoy, se permiten ser indolentes ante estas cosas y otras mas como el incomprensible apartheid del Canal Habana para la antigua Habana y el país completo.

  2. Si algo me llamó la atención en el penoso y comentado caso ocurrido en la Tribuna Antimperialista al salirse del plato uno de los artistas participantes, fue que no encontré referencias al hecho en Granma, y una poca referencia en Juventud Rebelde en sus versiones digitales, que son a las que únicamente tengo acceso. Si supe más detalles sobre el “fuera de tiempo” del mencionado artista, fue por CUBAHORA, pero mucho más por CUBASI, medios digitales que en muy poca medida están disponible a la inmensa mayoría de nuestro pueblo.
    ¿Qué motivaría que unas publicaciones comentaran tan ampliamente, y otros, los medios del Partido y la Juventud, no abordaran del todo o en tan limitada medida el tan penoso asunto? Esa actitud no es la que se espera y se acordó que NO se hiciera en importantes congresos anteriores.
    Y como mismo usted dice, si se dijo algo, fue “a la riposta”, ya a media mañana el día siguiente (según Silvio Rodríguez) cuando ya la noticia, con matices amarillentos y venenosos, aparecía en la prensa extranjera, especialmente en la que nos ataca constantemente.
    Gracias por permitirme opinar y gracias además, si publican este comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*