AMOR Y DENUNCIA: Vidas robadas

La telenovela que exhiben por el canal Multivisión nos conduce a reflexionar sobre un tema escabroso y actual

Por MARTA G. SOJO internacionales@bohemia.co.cu

2 de octubre de 2013

Composición fotográfica con los principales actores
A través de la ficción, se puso bajo la lupa el negocio de la
trata de personas.

Va mucho más allá de un simple culebrón televisivo. Posee una alquimia excelente, entre el policiaco y el drama sentimental. Pero sus pretensiones tienen un alcance más largo: el de ahondar en temas de gran calado, utilizando de fuente de inspiración sucesos de la vida real, como la prostitución, el tráfico de personas con este fin, la esclavitud tanto en su concepto literal como sexual, expuesta en su máxima expresión, al desenmascarar un negocio que parece florecer a escala universal, y que conlleva corrupción y degradación moral. En el presente se considera la trata de personas el tercer delito más rentable en el mundo.

La historia de Juliana Míguez

La serie argentina está basada conceptualmente en el caso real de María de los Ángeles (Marita) Verón, aunque con el añadido de varias licencias narrativas propias de cualquier obra artística. La similitud radica en el secuestro de Juliana Míguez (interpretada por Sofía Elliot) y la búsqueda de su madre Rosario Soler de Míguez (Soledad Silveyra), incluyendo la fundación y los numerosos allanamientos y liberaciones realizados, con descripciones de situaciones similares a la de la secuestrada en la vida real, y la lucha de su madre, Susana Trimarco, por encontrarla.

Foto de menor de edad
Hay una insaciable demanda de mujeres y niñas para usarlas
en establecimientos de masajes, striptease, servicios de
acompañamiento, burdeles, pornografía y prostitución
callejera.

Al mismo tiempo, se hilvanaron otras semejanzas con diversos escándalos políticos suscitados en Argentina. Además, tramas acerca de problemas sociales, como la corrupción policial, el clientelismo político, la manipulación mediática, el tráfico de bebés, porque cuando una esclava de la red tiene un hijo, se lo quitan y lo venden, sin papeles o con documentos fabricados, a personas ansiosas por adoptar.

A Juliana, una muchacha de Río Manso, pueblo de ficción de la provincia de Buenos Aires, la secuestró una red de trata de personas. Su madre, Rosario Soler, cuando vio que pasó el tiempo y la hija no regresaba del médico, consideró que algo le había sucedido. La Policía no le hizo mucho caso en principio, pero ella insistió, indagó y todo lo encontrado la llevó a convencerse de que Juliana había sido secuestrada por una red de prostitución. Padre y madre siguieron sus intentos de rescatarla y las artimañas empleadas por los criminales que manejan dicho sistema de explotación siempre se los impedían.

El actor Facundo Arana, famoso en la Argentina, es Bautista Amaya, un antropólogo que al inicio de la telenovela queda viudo, tras su esposa tener un accidente automovilístico, causado por Nicolás Duarte (Juan Gil Navarro), quien no hace ni el más mínimo intento para detenerse y ayudarla. Con el tiempo, Bautista se recupera del golpe y se enamora de Ana (Mónica Antonópulos), la hija de Ástor Monserrat (Jorge Marrale). Ella ignora los intríngulis de la doble vida paterna, como recto y honorable empresario y la de jefe de una banda traficante de personas.

María de los Ángeles Verón, junto a su mamá y su pequeña hija, poco antes de ser secuestrada
María de los Ángeles Verón, junto a su mamá y su pequeña
hija, poco antes de ser secuestrada.

Como en toda telenovela, las cosas se van enredando, y entrelazando las historias. Otro interesante personaje es Fabio Pontevedra (Carlos Portaluppi), fiscal que tiene relaciones y varios contactos en el ambiente judicial y legislativo. Finalmente, junto con Bautista también lo ayudan en sus incansables pesquisas otros especialistas, entre ellos, el expolicía conocido como El Tano (Daniel Peyran), experto en armas.

Falta todavía mucho por ocurrir y es mejor pecar de parco antes que de incontinente verbal y así puedan seguir viendo la telenovela con el mismo interés que despertó desde su inicio. Solo les comento que el final es acertado para la pareja de Ana y Bautista, y la de Fabio, el fiscal, y Alejandra, la madre de Mateo y una de las testigos más sobresalientes contra Ástor. Aunque voy a deslizar un pequeño detalle: Guillermo Francella, actor y humorista, conocido en Cuba por su programa Poné a Francella, interpreta el papel de Claudio Kurtz.

Sin embargo, el suceso que  dio pie a la realización de esta telenovela no ha tenido el mismo desenlace. El secuestro de Marita Verón en la actualidad continúa sin resolver.

Realidad y ficción

María de los Ángeles (Marita), joven argentina de 23 años, desapareció en San Miguel de Tucumán, el 3 de abril de 2002, cuando se dirigía a una consulta médica. Entrada la tarde, sus padres Susana, Trimarco y Daniel Verón, su pareja David Catalán y su hija Micaela, entonces de tres años, aún no sabían el porqué de su demora. Nunca regresó.

Mujeres reclaman sus familiares desaparecidos
Susana Trimarco, madre de la secuestrada, en su lucha por
recuperar a su hija.

La batalla de Susana Trimarco durante todos estos años dio algunos frutos. Se logró celebrar un juicio contra varios implicados.
La causa llegó a la etapa del juicio oral a comienzos de 2012, y se dictó sentencia absolutoria para todos los acusados en diciembre de ese año. Tuvo como imputados a 13 personas, siete hombres y seis mujeres vinculados al secuestro y la promoción de la prostitución. Además, participaron más de 150 testigos. Según detalles narrados por la prensa, sus padres, la investigación policial y los sucesivos fiscales que intervinieron en la causa han sostenido que se trató de un secuestro con fines de trata de personas para la prostitución e identificaron a varios sospechosos.

El fundamento básico del fallo es que los testimonios sobre los que se basa la acusación no son creíbles, a la vez de resultar contradictorios entre sí. Ese dictamen obtuvo rigurosas reprobaciones por parte de varios sectores. Aunque no de la sanguinaria manera que en la serie televisiva, el señor Verón murió como consecuencia del sufrimiento causado por el rapto de su hija, en medio de una depresión nerviosa, en 2010. Micaela, hija de Marita, quien ahora es adolescente, ha hecho de su vida un combate en busca de su madre y contra el vil negocio que se la llevó.

Susana actual, con una foto de su hija
En la actualidad, Susana, con una foto de su hija.

El personaje de Astor Monserrat es imaginario, ya que se desconoce la existencia de alguna persona concreta que maneje la red de trata de personas, a la manera que lo hace el de la telenovela. Asimismo, “la situación privilegiada de Juliana dentro del ambiente en el que se le representa durante buena parte de la trama, en el cual es tomada como esclava personal de uno de los líderes de la red y preservada de realizar actos de prostitución con clientes, no es un beneficio que se considere que la propia Verón haya tenido”.

La trata en el mundo

La trata de personas es un fenómeno global en más de 130 países. Es una de las actividades ilegales más lucrativas, después del tráfico de drogas y de armas.  Según datos de las Naciones Unidas, mueve al año alrededor de 31 mil millones de dólares.
Referencias de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) apuntan que el tráfico ilegal de seres humanos podría ya haber sobrepasado el de las armas, al haber alcanzado en 2005 un volumen superior a los 32 mil millones de dólares anuales. La mayoría de las víctimas son mujeres y niños, y más de la mitad menores de 18 años.

La actriz Soledad Silveyra
La actriz Soledad Silveyra es Rosario
Soler de Míguez.

Las redes de Trata de Blancas atraen la atención de jóvenes, usando de camuflaje los clasificados de prensa con solicitudes para academias de modelaje, colegios y universidades, agencias matrimoniales, damas de compañía, intercambio cultural, ofertas de trabajo, radio, e Internet.

En varios países centroamericanos se constata un auge de este negocio. Algunos, como Nicaragua, El Salvador y Honduras son el origen del tráfico, mientras que México, Guatemala y Costa Rica, el destino de las víctimas. Incluso las cubanas incautas no están exentas de caer en estas trampas, incluyendo la de matrimonios arreglados. Se conoce de algunas que han terminado de esta manera. Hacia el exterior, los países de destino son principalmente Europa y Estados Unidos.

Existen diversas campañas a escala planetaria contra la trata de personas; incluso celebridades se han sumado. Sin embargo, el mal sigue andando. Las mujeres y los niños de exiguos ingresos en este mundo son los blancos más frágiles de esta cadena. Hay quienes opinan que la desigualdad entre los sexos y la condición de subordinación de la mujer es una de las causas fundamentales. Pero yo le doy el uno a la miseria en que viven muchos ciudadanos en este planeta, que están totalmente desprotegidos y son pasto de otros seres indignos, capaces de atrocidades con fines de lucro.

Fuentes: Ecured y Wikipedia en español

 

Poster contra la trata de personas
La trata de seres humanos: un negocio que extrae su lucro
con los menos favorecidos.
Conjunto de actores de las novelas Vidas robadas
Actores de Vidas Robadas.
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*