A sacar los abrigos y dejarlos fuera por un rato

Crónicas del Tiempo, Dr. José Rubiera

Al fin aparece el invierno en Cuba…. y por varios días

La Situación General del Invierno en el Hemisferio Norte

En más de una ocasión he relatado que durante el invierno ocurren períodos de 4 a 7 semanas en que el viento sopla casi directamente de oeste a este alrededor del planeta. Entonces se dice que existe un alto índice de circulación. Ello trae consigo el aislamiento de las zonas polares, de las zonas sub-tropicales y tropicales. Se acumula así el aire frío en los polos y se acumula el calor en el trópico y subtrópico, lo que funciona como un condensador eléctrico, hasta que el frío y el calor se incrementan a cada lado y se produce la ruptura, el aire frío irrumpe hacia el sur y el aire tropical se mueve hacia el Polo, cambiando de esa manera la circulación planetaria. Por ello, esos períodos de alto índice alternan con otros de aproximadamente igual duración, los de bajo índice, en los que se producen meandros u ondas en el flujo de aire de la circulación, tomando direcciones noroeste al sudeste, en el lado oeste de la onda, y del suroeste al nordeste, por el lado derecho de la misma. A dichas ondulaciones se les llama Ondas Polares, y son las responsables de que el aire frío del polo viaje hasta bajas latitudes y aire cálido del trópico y subtrópico viaje hacia el polo. Son también la representación en altura de los sistemas invernales superficiales. El por qué en estos instantes hace mucho frío en Norteamérica y poco en Europa occidental o el sur de Asia, depende enteramente de la posición en determinado momento del eje de la Onda Polar, su profundidad, y del período del invierno del hemisferio norte en que esto ocurra. Para observar la situación actual, les presento esta gráfica computarizada del flujo de aire a 6 km de altura (figura 1). En rojo aparece el “río” de aire que circula a gran velocidad alrededor del planeta, conformando las Ondas polares. Es la Corriente en Chorro o “Jet Stream“, cuyo eje principal está incluso a mayor altura, alrededor de los 10 – 12 kilómetros, y es lo que separa el aire polar del subtropical. En el caso de hoy, según se observa en la gráfica, en Norteamérica el flujo de aire proviene de Alaska y el oeste de Canadá. En Europa, el flujo es más débil y procede del Atlántico, donde el mar está más caliente. En Asia, el flujo de aire no resulta en un traslado de aire muy frío, por no provenir de tierras situadas mucho más al norte. Quisiera señalar que en algunos medios de prensa norteamericanos se ha querido acuñar en estos días la frase ¨Vórtice Polar¨, para referirse a lo que ha pasado en el norte de ese País. Esta expresión es incorrecta en el sentido en que se ha estado utilizando, pues no existe un tal “Vórtice”. Hay, no uno, sino varios vórtices pequeños alrededor y cerca del Polo Norte, como se ve en la zona central de la gráfica, pero no son ellos los que han ocasionado el torrente de frío sobre Norteamérica, sino, el proceso ya explicado.

Figura 1.- En esta gráfica computarizada se observa la circulación alrededor de las latitudes circumpolares del hemisferio norte con las diferentes Ondas Polares: A- Onda Polar profunda en Norteamérica que trae al sur aire ártico muy frío del oeste de Canadá; B- Onda Polar en Europa; el aire que traslada proviene del Atlántico Norte, por lo que no es muy frío; C- Onda Polar en Asia: de poco transporte y poco profunda; y, D-Onda Polar sobre Rusia: semejante a la de Asia, pero transporta más frío por transportar aire de Siberia.

Figura 1.-En esta gráfica computarizada se observa la circulación alrededor de las latitudes circumpolares del hemisferio norte con las diferentes Ondas Polares: A- Onda Polar profunda en Norteamérica que trae al sur aire ártico muy frío del oeste de Canadá; B- Onda Polar en Europa; el aire que traslada proviene del Atlántico Norte, por lo que no es muy frío; C- Onda Polar en Asia: de poco transporte y poco profunda; y, D-Onda Polar sobre Rusia: semejante a la de Asia, pero transporta más frío por transportar aire de Siberia.

Lo que ocurrirá en Cuba

Los procesos anteriormente descritos ilustran porqué sentimos calor en todo el mes de diciembre y principios de enero. No había intercambio de aire entre el Polo y los trópicos. En los primeros días de enero, la intensificación de la Onda Polar favoreció que se comenzara a transportar aire de la zona ártica hacia el sur y el sudeste, con varias tormentas de nieve que azotaron, una tras otra, el medio-oeste y el nordeste de los EE.UU. y el sudeste de Canadá. A Cuba llegó esta oleada fría y se sintió, pero fue muy breve, sólo un día. Ese fue el pasado 7 de enero, el único día frío en cuanto a las temperaturas máximas, que en el occidente estuvieron en el orden de los 18 grados Celsius, pero sin registros de temperaturas mínimas de interés. Pero ahora, con el cambio ocurrido en la circulación atmosférica sobre Norteamérica, llegará a Cuba el frente de hoy miércoles 15 de enero, trasladándose al este por todo el archipiélago cubano, junto con chubascos, lluvias y aisladas tormentas eléctricas. Al pasar el frente, comenzará a llegar a Cuba el aire frío ártico del continente, por supuesto que modificado por las cálidas aguas del golfo de México, y también por trasladarse por latitudes más bajas. Para Cuba, esto dará como resultado días muy fríos e invernales el jueves 16 y el viernes 17. El frente puede estacionarse sobre el oriente de Cuba con lluvias, situación que, de ocurrir, deberá observarse. Como el patrón general de circulación tendrá poco cambio en los próximos días, seguirán llegando a Cuba refuerzos de aire frío desde el continente, como ocurrirá el sábado 18, y también otros frentes, con la característica principal de que detrás de los mismos llegaran otros refuerzos de aire frío continental a principios de la próxima semana. De cumplirse esta apreciación, la cadena de refuerzos de aire frío dará como resultado alrededor de 5 a 7 días invernales continuos en Cuba, principalmente en occidente y centro, aunque también bajarán las temperaturas en la región oriental. Las temperaturas mínimas más notables del presente invierno y los días más fríos, pueden registrarse en este período. Así que a sacar los abrigos… y dejarlos afuera por un buen rato.

(Tomado de Cubadebate)

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*