LA CARETA CAE CUANDO SE MUEVE

Por: Alberto Enrique

Esta máscara no es de las empleadas en los carnavales se trata de las
usadas por políticos faranduleros, presumidos o supuestos. Gente de la
peor calaña: farsantes, vanidosos, embaucadores, esos quienes se
prestan para cualquier trabajo sucio. De todas las especies hay en ese
mundo de la politiquería: amoldados o genuflexos, además sin
escrúpulos, de dudosa moral, ladronzuelos. Diseñados para cualquier
tarea. El uso de halcones o ángeles según la conveniencia, así
catalogaba no hace tantas semanas Donald Trump a sus ayudantes o
asesores en la cúpula del poder de Estados Unidos.
No es necesario revolver mucho para que salgan a flote las marañas
orientadas o dirigidas por el policía y juez supremo que desde la Casa
Blanca de Washington pretende gobernar también los cinco continentes.
Solo vale indicar un breve listado y se verán situaciones complejas:
injerencia en los asuntos de estado, sojuzgamiento, terrorismo, crimen
organizado, asesinatos dirigidos, intervención militar, imposición de
sanciones, control geopolítico, dominio de los recursos naturales,
crímenes contra la humanidad.
Ahora pretenden detener las revoluciones y los movimientos
progresistas, asfixiar los medios de prensa liberales; pero cuando no
les sale bien lo pensado y el peligro llega a sus puertas, buscan
acuerdos o se apoyan en el término de negociación y se estará hablando
ya de ventas, no se confunda el significado de las palabras. Si no
aparecen los arreglos a su favor, entonces entronizan la  imposición
de medidas y sanciones; y como último eslabón de esta cadena aparece
el bloqueo político, financiero y comercial. Mediante este último paso
intentan cerrarle todos los caminos a cualquier país repercutiendo en
la esfera internacional, de hecho resulta el nivel más alto de la
guerra sucia aplicada en lo económico y lo político para hacer que
cedan. Llenan todo de acusaciones falsas, ataques intimidatorios,
triquiñuelas…
En los pueblos atacados y como respuesta aparece la gallardía, la
valentía, la resistencia solo así serán capaces de vencer “el paquete
de adversidades”. Cuba lleva una carrera de lealtad y entereza por 60
años, afanada en la lucha por el mejoramiento de la sociedad en su
conjunto y apoyando la ayuda solidaria a quienes lo han necesitado sin
que medien intereses de ningún tipo. A contrapelo el imperialismo
explota o sojuzga en dirección contraria. Es entonces cuando al
moverles la careta se ven sus verdaderos propósitos e intereses,
dígase arrebatar de cualquier forma las riquezas naturales y el
dominio geopolítico, comercial o financiero.
Cuántos pueblos le mueven la máscara o el antifaz y  conocen entonces
las verdades escondidas. Esa es la realidad.
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*