CONVERSANDO CON LA SABIDURÍA

Por: Alberto Enrique

Conozco a Julio Guzmán, “Quiniela”, un vecino del barrio que siempre
gustó estar adelante en todo, de ahí su apodo proveniente en resultados
en carreras de caballos; según cuentan. Él es un hombre de esos que
llaman de la tercera edad avanzada aunque no parece pasarle el tiempo
por encima y si alguien quiere disponer de un criterio acertado van y
le preguntan, sus afiladas respuestas siempre dan en la diana, con
expresión franca, tal como manejan las cosas las gentes sencillas pero
sabias.
-La economía capitalista trabaja para la guerra, nutre al militarismo,
mantiene la política de la violencia y el terror internacional,
declara. Ello reporta fabulosas ganancias a los grupos que acaparan el
poder económico. Además, se detectan motivaciones mercantiles y
atracos financieros tras las operaciones militares efectuadas.
-El mundo da vueltas como un carrusel. Resulta una frase gastada por
el uso aunque no deja de mantener su vigencia porque es una constante,
expresa. Hoy nos damos cuenta de mil estratagemas y diabluras
practicadas por los políticos poderosos desde sus cargos. Emplean
infinidad de formulaciones para destruir el bienestar, el progreso de
los pueblos, y si no encuentran el camino fácil, entonces van a los
métodos más perversos: invasiones, cohetazos y muerte.
-Pasemos a un político muy actual. Mira esto, puntualiza. Está lleno
de prejuicios y odios, es un calculador político, todo indica que
padece de perturbaciones mentales, su vanidad lo ahoga, pero bajo su
piel se encuentra el mismísimo diablo. Todo eso y muchísimo más se
reúne en una sola persona llamada Donald Trump. Queriendo él aparentar
simpatía se va al campo de la pedantería pura. La infamia y la
violencia constituyen su ideal, de ello no cabe la menor duda, esos
dos términos que convenientemente despejados le encajan de maravilla.
-La violencia es uno de los hechos que explican la estrategia exterior
del imperialismo en política de terrorismo internacional -y añade-, la
estrecha conciencia clasista de la burguesía se combina con inmensos
recursos económicos, científicos y técnicos en sus manos, dedicados a
preparar la guerra, a proteger los intereses de la élite monopolista
que ve el mundo a través del prisma de sus cálculos egoístas. En ese
sentido el capitalismo ha ido tan lejos que simplemente cuesta trabajo
imaginar el contenido de violencia que ha podido generar:
intimidación, terror, crímenes.
Estoy convencido que si hubiera continuado al lado de mi amigo Julio,
de seguro recordaría yo también el sector escolar de mi memoria. Al
concepto violencia me hubiera gustado debatir el de la infamia.
Empezaría por despejar algunos sinónimos que encajan en el proyecto
Trump: desprecio, ofensa, oprobio, ignominia, degradación,
agresividad, humillación.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*