REGALO DE LA NATURALEZA

Por  ALBERTO ENRIQUE

Resultado de imagen para sinsonte
Hoy ha vuelto un sinsonte y llena el parque con sus trinos.  Quiere
darnos la alegría cada mañana, también por las tardes. Comienza una
nueva temporada por aquí; pronto llegarán más y convertirán la
arboleda y sus alrededores en una verdadera sinfonía. No es por
despreciar a los demás pero ellos son únicos.
¿Cuántas aves habremos perdido? Por ejemplo el carpintero real con su
durísimo pico y hermoso plumaje parece haber decidido abandonarnos, en
su lugar ha quedado el carpintero de plumaje gris-carmelitoso, al que
llaman “churroso”.
Son muchas las aves que vuelan por nuestros campos aunque hay quienes
las atrapan y las enjaulan quizás solo para apreciarlas de cerca;
existe también el tocororo, que si lo capturan prefiere morir
lanzándose contra los barrotes de la prisión. Por su colorido y apego
a la libertad es el ave símbolo de Cuba.
Las hay canoras y hermosas por su plumaje. Viven en todo el país o
prefieren espacios reducidos. El zunzún o pájaro mosca es el más
pequeño de todos; hay dos tipos de tomeguines, el del pinar y el de la
tierra, que le decían bijiritas; se ven poco los negritos, los
azulejos, los mariposas tricolores, las palomas rabiche y la torcaza,
el querequeté… abunda el toti, los insistentes gorriones y vienen las
golondrinas que anidan por aquí y después se van. Tenemos las verdes
cotorras y los cateyes pero no olvidemos las aves cazadoras y las
rapaces: la lechuza, el sijú, el cotunto, el cernícalo, el gavilán o
el aura tiñosa.
Pero hay más, apartándonos de las aves ¿qué decir de las iguanas, el
manjuarí, el manatí, el almiquí o las jutías en sus variantes: conga,
mona o carabalí y también la poco vista y conocida como rata? De estos
hay algunos prehistóricos vienen siendo animales museables, razón
sobrada para si vieses alguno, notifícalo a los especialistas, ellos
te quedarán muy agradecidos. Recuerda un detalle, eso que llaman veda
o prohibiciones establecidas para que sobrevivan nuestros animales
silvestres.
Nuestra fauna es prolífera, muy diversa, no lo dudes; esas condiciones
ventajosas están dadas por la posición geográfica y la condición
insular de Cuba. Lo determinante es mantener el hábitat de quienes nos
acompañan, es fundamental  salvar y cuidar ese regalo de la
naturaleza.

 

 

 

 

¿QUIÉN TIENE EL UNO?

 

 

Réplica animada de dinosaurio, instalada en el Parque Forestal de La Habana, que reabrió sys puertas el domingo 17 de noviembre de 2019. Foto: Yaciel de la Peña / ACN.

Réplicas de dinosaurios atracción del Parque Forestal de La Habana.

 

Por ALBERTO ENRIQUE
Si existiera una competencia de lagartos ¿cuál cree usted que pudiera
llevarse el premio en la nutrida variedad que coexiste entre nosotros?
En Cuba hay lagartijas curiosas, por ejemplo, uno encuentra desde
chiquiticas cubiertas de rayas rojinegras, o las más comunes que viven
en jardines y son rápidas y saltarinas, ellas prefieren vivir cerca
del suelo y su vestimenta es sobre lo carmelita con rayas de otro
color a lo largo de la parte superior del cuerpo.
Pero hay las descoloridas salamandras que cazan en la noche y
prefieren vivir en el interior de las viviendas, también tenemos las
bayoyas con su ensortijada cola. Aparecen sorpresivamente ahora los
lagartos que cambian de color según el lugar por donde caminen o se
detengan, ellos son los interesantes camaleones o los grandes caguayos
y chipojos; pero entre ellos los más impresionantes por su tamaño y
aspecto son conocidos por iguanas.
Y se me ocurrió de momento aquella mañana preguntarle al Chinito, mi
nieto, qué o cuánto conocía sobre los dinosaurios y él respondió con
su veloz agilidad mental.
-Enormes bichos que existieron en la Tierra.
-Es cierto, respondí, y acto seguido le cuestioné: ¿pero no te has
fijado que en tu patio los hay caminando sobre las paredes y las
plantas?
-Bueno, tío, allí solo hay camaleones y lagartijas- ripostó.
-¿No sabes que entre estos y aquellos hay cierto parentesco? Ven, te
invito a observarlos.  Y nos fuimos a buscarlos. Sobre una de las
amarillas paredes del patio un gran camaleón verdiazul tomaba su baño
de Sol.
-Puedo decirte que, como en Cuba hay pocos países con tanta variedad
de lagartos, más de sesenta variedades. Muchas especies están
adaptadas a vivir con el hombre en jardines, cultivos y hasta en
viviendas, como ya te comenté. Claro, en los bosques es donde existe
mayor número porque en ellos encuentran refugio y alimento con más
facilidad.
-¿Ves ese camaleón? Él nos está contando infinidad de asuntos de mucho
interés. A los reptiles les gusta calentarse al Sol. Fíjate bien, está
cubierto de escamas como todos los de su familión. Tienen cuatro patas
y cada una de estas posee cinco dedos. Es alargado, con cuello y cola.
Los lagartos se diferencian al tener hocico más o menos corto y varían
entre sí según el tamaño de sus extremidades, también al caminar hay
algunas variedades más rápidas que otras.
-Bueno, tío, ¿y qué tiene que ver ese camaleón con los dinosaurios?-
indagó presuroso.
-Los dinosaurios fueron reptiles dominantes sobre la Tierra hace
demasiado tiempo, ellos evolucionaron durante unos 150 millones de
años y dejaron de existir hace otros 65 millones de años. Los expertos
sitúan los antepasados de este lagarto que tienes ahí sobre la pared
en unos 350 millones de años. Este resultaría insignificante si lo
compararas con aquellos que alcanzaron un tamaño mayor, tremendas
bestias que llegaron a medir 24 metros de largo y 30 toneladas de peso
y más  ¿Te imaginas algo así aquí en el patio?
-El lagarto mayor de Cuba hoy en día es la Iguana, que crece hasta
cerca de dos metros, son herbívoras y para mí guardan cierta similitud
con aquel animalejo llamado Anquilosaurio que parecía estar cubierto
de una escafandra llena de espinas, también  al Iguanodón, que el
hombre le otorgó ese nombre por haber tenido su cabeza con bastante
similitud a nuestro gran reptil.
-Aquí también tenemos al caguayo y al chipojo. No te sorprendas cuando
te encuentres con algunos pues llegan a medir 45 centímetros de largo,
impresionan. Los camaleones son más pequeños. Estas tres variedades
cambian de color según el lugar donde estén, la temperatura ambiental
y las emociones del momento.
-Les gusta el Sol de las mañanas y las tardes porque ellos tienen
sangre fría y necesitan calentarse, sin embargo, también buscan la
sombra del mediodía, bajan al tronco de los árboles para aprovechar y
localizar alimentos. No tiene sentido aquello de que bajan para besar
la tierra como antes decían los campesinos.
-Todos los lagartos cubanos son beneficiosos pues con sus pegajosas y
alargadas lenguas se alimentan atrapando insectos indeseables: moscas,
mosquitos y cucarachas, principalmente. Son tremendos cazadores,
ninguno es venenoso y se reproducen en tiempo de lluvia. Cuando veas
uno de estos animalitos mostrando su corbata o pañuelo, esa especie de
lengüita roja que saca debajo del cuello, es que anda marcando su
espacio, busca un lugar donde mejor ubicarse o enamora a las de su
especie.
-Chinito, la naturaleza ha sido tan pródiga que nos regala a cada
instante algo nuevo y hermoso, a nosotros nos ha rodeado de lo bello,
pero tenemos que conocer sus detalles. Ahí tienes esa escurridiza
compañía que llamamos lagartos y que data de tantísimo tiempo. Es una
maravilla más, una causa para que les apreciemos y les defendamos.
Pero, de toda esa variedad que conoces ¿en la competencia de lagartos
cuál crees tú que gane en las especialidades de feo o raro, atractivo
o elegante?

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*